08 JUN, 2015

Vive Gredos

COMPARTIR
ShareShareShareShare
COMENTARIOS
01

Llevábamos tiempo con ganas de estar solos los cinco. Queríamos desconectar, olvidarnos de las prisas y disfrutar con nuestros hijos en un entorno diferente, rodeado de naturaleza.

El lugar lo teníamos claro desde que una mamá del cole de Abril me habló con entusiasmo de Vive Gredos. Para resumir sus palabras, esto es lo que supe que encontraríamos: hospitalidad, naturaleza y contacto con animales. Nos pareció el lugar perfecto para ir con niños. No nos equivocamos.

Vive Gredos tiene varias casas rurales por la Sierra de Gredos. Nosotros optamos por uno de sus apartamentos en Cabezas Bajas, una pequeña aldea donde también han rehabilitado antiguas casa de pastores que conservan los nombres de las últimas mujeres que allí vivieron: Casa Tía Clotilde, Casa Tía Modesta y Casa Lucía.

Es imposible hablaros de Vive Gredos sin mencionar a Pilar y Agustín, que además de dedicar su vida a la docencia en Barco de Ávila, llevan 44 años cumpliendo su sueño de preservar aldeas y tradiciones castellanas mediante el turismo rural.

Pilar tiene un don para los niños, es cariñosa, les entiende y sabe verles disfrutar. No se me va a olvidar la sonrisa que le sacó a Noa, que ultimamente está más reservada, al decirle que su galleta embadurnada de chocolate era la más rica de todas; por ello, la guardaríamos para su padre.

Abril y Mateo han disfrutado al máximo observando a los gatitos, dando de comer a los conejitos, ordeñando a las cabras, viendo al zorro, los cerdos apestosos, las avestruces... Mientras tanto, Noa ha preferido observarlo todo bien pegada a su padre. De ahí que no salga en muchas fotos :)


La zona ofrece una infinidad de planes en familia: visitas a castillos, piscinas naturales y pozas del río Tormes, senderos, deporte en la naturaleza... Esto último nosotros lo dejamos para cuando sean más mayores :)

El agua del río procede del deshielo, así que está de todo menos caliente... Esto no frenó a un padre ante las súplicas de su hija que acabó dentro.

En esta casita rural de Ávila es donde hemos vuelto a respirar aire fresco, disfrutado del canto de los pájaros como único ruido de fondo, y sobre todo, dedicado tiempo a cuidar de nuestra familia. La verdad es que volvemos con pilas cargadas... con algo de nostalgia también.

01
VER COMENTARIOS
Carolina
08 JUN, 2015
Qué sitio más apetecible y qié preciosas tus fotos (como siempre!). Me lo apunto para una escapada con mi familia! Nos vendrá genial
Para un respiro antes de coger vacaciones en verano! Gracias por la recomendación!!! Bss
RESPONDER

© JESSICA DAVEY PHOTO
hola@jessicadaveyphoto.com
MADRID