20 JUL, 2016

De Paseo Por Madrid

COMPARTIR
ShareShareShareShare
COMENTARIOS
02

No sé si os ocurrirá lo mismo pero, para mí julio es como el cajón de los trastos, aquel donde guardas todo aquello que harás u organizarás en otra ocasión. El momento de abrir el cajón llega con el fin de curso y así ocurre, que se nos pasa el mes de julio volando intentando llevar a cabo todo lo que tenía pensado: manualidades con los niños, leer y jugar con ellos, pasar más tiempo con las chicas, quedar con amigos a quienes vemos menos durante el año, revisiones médicas, poner a punto el coche, al día el blog,  poner orden en la casa, visitar el centro de Madrid...

Y éste era precisamente uno de mis propósitos para este verano, bajar más al centro de Madrid, como lo hacía antes de tener niños. Aunque siempre me alegro una vez que estoy ahí, confieso que me cuesta arrancar, organizar a los niños y plantarme en el centro con los 3 dispuesta a pasear. Este año, gracias a nuestro nuevo Phil & Teds Dash lo tengo un poco más fácil y esto me está animando mucho. Ahora solo me arrepiento de no haberlo tenido antes porque me hubiese animado un montón a hacer más planes con ellos.

El caso es que el martes se me ocurrió que podríamos escapar del calor en un museo. Las niñas escogieron el Museo Reina Sofía así que allá fuimos. Con tan mala suerte, que ¡al llegar estaba cerrado! 

Total, que como teníamos el carro, mi madre y yo nos vinimos arriba y cogimos la calle Delicias hasta el Museo del Ferrocarril, donde pasamos un rato de lo más agradable.

Los niños disfrutaron correteando por los 3 andenes de este precioso museo, montando en trenes antiguos, visitando la sala de maquetas... Y por si fuera poco, ¡teníamos el museo para nosotros!.

En cuanto al carro Dash de Phil & Teds: confieso que llevaba años deseando probarlo ya que siempre llamaba mi atención en nuestras visitas a Londres. Desde que lo tenemos, he podido comprobar que, como esperaba, es un carro muy cómodo, de conducción suave y ante todo muy versátil ya que se puede utilizar como carro individual o doble. En definitiva, es perfecto para moverse con dos niños, sobre todo si se llevan poco tiempo. Incluso cuando los niños no están edad para carro, como es el caso de Noa que tiene ya 4 años, hay ocasiones en las que tener la posibilidad de que descanse es una salvación para la espalda y psicología familiar :) ¡Este verano nos va a acompañar en más de una aventura!.

Esto es todo por hoy, muchas gracias por vuestra visita y ¡a seguir disfrutando del verano!

*Post en colaboración con Phil&Teds.

02
VER COMENTARIOS
ma petite tribu
21 JUL, 2016
Qué fotos más bonitas!!! (como todas las que haces) y tus niños ideales! supongo que hacía calor, pero en tus fotos transmites frescura!!
Ah y nos vemos en el curso en octubre ;) que ganas
Jessica
21 JUL, 2016
¡Muchísimas gracias! Calorcito hacía pero ahí dentro no se llevaba tan mal :) ¡Qué ilusión lo del curso! ¡¡Nos vemos a la vuelta de verano!!
RESPONDER

© JESSICA DAVEY PHOTO
hola@jessicadaveyphoto.com
MADRID