10 FEB, 2016

A walk up North

COMPARTIR
ShareShareShareShare
COMENTARIOS
07

Ahora que comenzamos a planear las vacaciones de verano, he de decir que ¡con más antelación que nunca!, me vienen a la cabeza los recuerdos de las tres semanas que pasamos en Inglaterra el año pasado. Además, soy consciente de que nunca llegué a contaros los planes de ocio que realizamos... Y como más vale tarde que nunca, ¡me he puesto las pilas!.

Como os comentaba en este post, nos alojamos en Whitley Bay, a 20 minutos de Newcastle y tan solo dos horas de Edimburgo. La oferta de planes por esta zona es muy amplia: museos, parques temáticos, castillos, naturaleza... Además, incluso cuando el tiempo no acompaña, los paisajes siempre merecen la pena.

Para no enrollarme demasiado, he seleccionado las 3 visitas que más disfrutamos.

1. Alnwick Castle & Anwick Gardens.

La visita a Alnwick Castle, el castillo donde se rodó Harry Potter fue, nunca mejor dicho, mágica. Solo hay que imaginarse, corriendo hacia las ruinas de un castillo imponente, rodeado de naturaleza...

Si a ello le sumas el montaje para niños, los decorados, talleres, espectáculos... comprenderás que haya que dedicar un día entero a esta visita y aún así, ¡te puedes quedar corto!.

Nada más llegar fuimos corriendo a reservar nuestra plaza para el taller de aprendiz de volador de escobas, ¡por poco nos quedamos sin hueco!. Fue una clase magistral divertidísima e ¡impartida por dos de las profesoras más estrictas de la escuela de magia de Hogwart!. ¡Genial para padres y niños!.

También pasamos un buen rato en la plaza medieval donde los niños se disfrazaron, disfrutamos de juegos típicos, matamos alguna rata e incluso ¡presenciamos alguna que otra decapitación!.

Alnwick Garden

De ahí fuimos a los jardines donde nos esperaba una actividad inolvidable, un recorrido por un bosque encantado donde cada familia busca las soluciones a las 12 adivinanzas que se entregan al comienzo del recorrido. Por si fuera poco y para acabar de dar rienda suelta a la imaginación de los niños, nada más comenzar, ofrecen unos disfraces ¡Las niñas fueron emocionadas todo el camino!.

2. Beamish Museum

No dejéis que este título os transporte a un entorno cerrado, una galería u exposición... sino más bien aquí. Bueno, ¡esto multiplicado por 1000!.

El museo Beamish es un museo al aire libre, 120 hectáreas donde visitar cómo era la vida en el norte de Inglaterra entre los años 1820 y 1950. El bullicio de una ciudad, una granja, la vida minera tan típica de la zona, el interior de las casas, un colegio, iglesia...

Es complicado resumir todo lo que vimos y ¡lo que no dió tiempo! en esta entrada. Lo cierto es que es uno de los museos más cuidados que he visitado jamás y el lugar perfecto donde teletransportarse a otra época. Espero que podamos volver algún día cuando los niños sean mayores porque ¡merece muchísimo la pena!.

3. Whitehouse Farm Centre

En esta granja disfrutamos de un día rodeados de un montón de animales, una oportunidad de tocarles y aprender en un entorno donde su cuidado es excelente. No sé por qué pero en España siempre me cuesta encontrar granjas que visitar con los niños. Si tenéis alguna sugerencia...

¡Volviendo a Whitehouse! Nada más llegar se entrega un horario con las actividades del día que van en función de las necesidades de los animales y las rutinas de la granja. Se permite dar de comer y tocar a ciertos animales. Pudimos ver comer a los terneros, nos explicaron cómo viven las suricatas, las aves rapaces.. También pudimos ver ciervos, cabras, ovejas, conejos, cerdos...

Al contrario que los dos planes anteriores, este no es un imprescindible para cualquier familia, pero con los más pequeños... ¡es un éxito garantizado!.

En resumen fueron unas vacaciones inolvidables. Somos afortunados...

¡Espero que esto os anime a conocer otras partes de Inglaterra con vuestros hijos!

Si has llegado hasta aquí... ¡muchas gracias por leerme!.

07
VER COMENTARIOS
Carolina
11 FEB, 2016
Me encantan las fotos y los planes! Lo del castillo de Harry Potter me parece lo más!!! No me extraña que disfrutarais...

La Granja no sé si será tan bonita como la de tus fotos pero yo estuve hace un par de semanas en El Álamo, en Brunete. Sin 4 horas donde ves muchísimos animales y también te dejan darles de comer, los peques montan en pony, haces pan (que luego te llevas a casa) y la comida está incluida para niños y papis. La verdad que fue bastante divertido! Tengo pendiente escribir un post :)

Muchas gracias por la recomendación, me encantaría el viaje!! así que me lo guardo como idea para el futuro!
Un abrazo!
Jessica
11 FEB, 2016
Muchísimas gracias Carolina! Ya he tomado nota de el Alamo. Me han hablado alguna vez de esta granja pero como hay que reservar nunca me organizo. Estaré pendiente de tu blog!!! Un beso :)
Carolina
12 FEB, 2016
Si te sirve de consuelo, yo reservé un par de días antes ;)
RESPONDER
Monica
11 FEB, 2016
Qué viaje!! Un verano sin calor, dando a los niños herramientas apetecibles para mejorar su inglés y encima rodeados de naturaleza en un lugar de ensueño, no puede ser mejor plan! Las fotos preciosas pero como siempre se echa de menos a la fotógrafa en ellas! Jajaja. Un beso grande!
Jessica
11 FEB, 2016
¡Tienes toda la razón! Este verano espero que me ayuden a solucionar esto. Quizá parte del remedio es aprender a ceder la cámara.. al menos en mi caso :)
Un beso grande!!
RESPONDER
Elisa
12 FEB, 2016
Que vacaciones tan bonitas y atípicas, me encanta, ojalá un día pueda ir con mis niños. Esa zona es preciosa, yo viví un tiempo cerca de Edimburgo y siempre quiero volver.
Gracias por compartir
Muaaaa
RESPONDER
Entre Madrid y Buenos Aires
12 FEB, 2016
Lo de tener unas vacaciones en las que puedas pasear en una Nimbus 2000 tiene que ser lo más! Desde luego para una fan auténtica como yo...
Me resulta un plan de lo más atractivo!
Tus pequeñas aprendices de Hermione Granger están preciosas. Tu Harry es un bombón!
RESPONDER

© JESSICA DAVEY PHOTO
hola@jessicadaveyphoto.com
MADRID